Perú

Quiénes somos

Misión holística

Los primeros lingüistas descubrieron que las culturas y los idiomas de la selva estaban cambiando rápidamente y que pronto podían perderse por completo. Ellos estaban impelidos por el amor al prójimo, deseaban ayudar a los grupos étnicos a satisfacer sus necesidades y facilitarles los medios para preservar su cultura y su lengua.

Los lingüistas del ILV atendieron las necesidades educativas y de salud desde el inicio, por medio de la capacitación de miembros de cada una de las comunidades para ser maestros y promotores de salud entre sus paisanos. Establecieron una clínica, un servicio de transporte aéreo, uno de radio y una imprenta para brindar apoyo a los proyectos de desarrollo en las comunidades. 

En 1953, el ILV colaboró con el Ministerio de Educación para iniciar un curso de capacitación para maestros nativos bilingües en Yarinacocha. Durante más de seis décadas, el ILV no sólo ha trabajado con el Ministerio de Educación sino también con otros organismos gubernamentales para brindar educación en lengua materna a los pueblos más aislados del Perú.

El trabajo en la sierra peruana

El trabajo en la sierra se inició varios años después y estuvo enfocado en la investigación lingüística y la colaboración con las entidades gubernamentales y las iglesias. Los lingüistas documentaron la riqueza y la diversidad de las lenguas y las culturas quechuas, mientras continuaban el trabajo de traducción y alfabetización. Y, mientras seguían trabajando con el Ministerio de Educación, los proyectos de alfabetización recibieron el apoyo de las ONG y las iglesias interesadas en preservar las lenguas y las culturas de las poblaciones dentro de su ámbito.

Los lingüistas coordinan proyectos con los líderes a nivel local y ofrecen capacitación que en el futuro permitirá que los quechuas dirijan y continúen los programas. En los últimos años, las organizaciones regionales quechuas han tomado el liderazgo de los proyectos de traducción y alfabetización, y el personal del ILV sólo participa como ente asesor.

Objetivos del ILV

Desde el inicio de su trabajo, el ILV ha puesto el enfoque en tres metas principales. En primer lugar, el ILV desea que todos los resultados de la investigación y el conocimiento general estén al alcance de todos los que deseen utilizarlos. En segundo lugar, el ILV desea que las comunidades lingüísticas del Perú puedan sostener el desarrollo de su cultura y puedan preservar su lengua nativa. Por último, el ILV está comprometido con la tarea de hacer que las Escrituras lleguen a todas las personas en su lengua materna. Esas metas han guiado al ILV y lo han llevado a establecer relaciones de trabajo muy estrechas a todos los niveles de la sociedad peruana.

En casi siete décadas de trabajo en el Perú, el ILV ha avanzado en muchos campos. La investigación científica se ha realizado en más de setenta idiomas. Se ha traducido y se ha publicado el Nuevo Testamento en cuarenta y cinco idiomas. Se han publicado centenares de libros: gramáticas, diccionarios bilingües, estudios antropológicos y sobre folklore. Muchos de ellos están disponibles en la página web. Otros miles de libros se han publicado en lenguas vernáculas para las escuelas.

De cara al futuro

Los grupos étnicos del Perú están experimentando cambios sin precedentes. Muchos grupos de la selva han pasado del uso de hachas de piedra al uso de computadoras en tan sólo dos generaciones. Las culturas quechuas están haciendo frente al mismo tipo de cambios puesto que el desarrollo económico les ha llevado cambios y oportunidades a la velocidad del Internet. Los desafíos que enfrentan en la actualidad son muy diferentes de los que tenían hace sesenta años y lo que necesitan sigue cambiando.

El verdadero impacto del trabajo del ILV será evaluado en el futuro cuando los grupos étnicos del Perú hagan frente a los desafíos de la integración a un mundo que está en un proceso rápido de globalización. Esas culturas ahora poseen el fundamento que les da un idioma y una historia escritos.

El ILV nunca tuvo la intención de tener una presencia permanente en el Perú. La visión fue  preparar a las comunidades nativas para hacer frente al mundo cambiante que las rodea, entrar en el tapiz cultural del Perú, y darles la capacidad de preservar su herencia. Los grupos étnicos del Perú ahora cuentan con líderes capaces de representar sus intereses y hacer decisiones inteligentes sobre su futuro.

Nuestra esperanza es que la contribución del ILV haya servido para establecer el fundamento para la preservación de las culturas y los idiomas representados en los pueblos del Perú.